Sustratos hidroponicos

Sustratos hidroponicos

3 • Principales Sustratos Empleados, Características y Propiedades

La elección del tipo de sustrato es una de las decisiones más importantes. Un primer dato que puede ayudar a su elección es la evolución que han seguido los distintos sustratos en España en los últimos años y la situación actual de los de reciente introducción.

3•1 Evolución de los Sustratos y Superficies Cultivadas

En la tabla 1 se expone de forma aproximada, la evolución de la superficie de cultivo sin suelo, con datos extraídos del libro "Cultivos sin suelo: hortalizas en clima mediterráneo" y actualizado con encuesta efectuada a los expertos de las distintas Comunidades Autónomas.

Campaña

Lana de Roca

Perlita

Arena

Fibra de coco

Picón

Otros

Total

87/88

32

-

65

37

134

88/89

17

-

105

90

212

89/90

24

5

240

120

389

90/91

32

75

525

120

752

91/92

85

125

550

120

880

92/93

105

205

490

30

830

95/96

450

800

450

20

1.720

99/00

1.390

1.375

400

225

210

25

3.625

Tabla 1. Evolución aproximada de la superficie (en hectáreas) de cultivos hortícolas por sustratos en España.

Almería es la principal provincia con unas 2.000 hectáreas cultivadas en sistema de cultivo sin suelo, de las cuales 800 se desarrollan en perlita y 1.200 en lana de roca, a las que se puede añadir alguna hectárea que se desarrolla en materiales como fibra de coco o nuevos sistemas similares al N.F.T., conocido como N.G.S. La segunda provincia en importancia es Murcia, en la que el sustrato con el que más se cultiva es la arena, con unas 400 ha. La misma se encuentra sometida a un pro-ceso continuo de sustitución, dando paso a sustratos como perlita que supone unas 200 ha, a fibra de coco con unas 225 ha., con un total aproximado de 830 ha. cultivadas en sistema de cultivo sin suelo. En Canarias se cultivan unas 405 ha. de las cuales 153 corresponden a lana de roca, 225 a picón y 25 a perlita. En la costa de Granada se están cultivando unas 150 ha. en perlita. En el resto de España (Comunidad Valenciana, País Vasco y Cataluña) se cultivan unas 50 ha. en perlita, unas 30 en lana de roca y 20 ha. con otros sustratos como fibra de coco, turba y piedra volcánica.

3•2 Principales Sustratos, Características y Propiedades

Se pueden clasificar los distintos sustratos utilizados en los sistemas de cultivo sin suelo en:

a) Sustratos orgánicos, que al mismo tiempo se pueden subdividir en:

• De origen natural, entre los que se encuentran las turbas.

• Subproductos de la actividad agrícola: la fibra de coco, virutas de madera, paja de cereales, residuos de la industria del corcho, etc..

• Productos de síntesis, entre los que encontramos: polímeros no biodegradables, como la es-puma de poliuretano y el poliestireno expandido.

b) Sustratos inorgánicos, que podemos subdividir en:

• De origen natural, que no requieren de un proceso de manufacturación, entre los que encontramos: la arena, las gravas y las tierras de origen volcánico.

• Aquellos que pasan por un proceso de manufacturación, como son: la lana de roca, la fibra de vidrio, perlita, vermiculita, arcilla expandida, arlita, ladrillo troceado, etc..

La elección de un determinado material va a depender por orden de prioridad: de la disponibilidad del mismo, de las condiciones climáticas, de la finalidad de la producción y especie cultivada, de sus propiedades, del coste, de la experiencia de manejo, homogeneidad, de la dedicación al sistema y de las posibilidades de instalación.

En este capítulo nos centraremos en aquellos sustratos más utilizados en horticultura, donde se definirán una serie de factores de calidad mediante la descripción de las características físicas, químicas e hidrológicas.

Antes de entrar a catalogar los distintos sustratos es importante tener claros una serie de conceptos que ayudarán a entender mejor dichas características.

3•2•1 Propiedades Físicas

Las propiedades físicas de un sustrato son más importantes que las químicas, puesto que las segundas las podremos modificar mediante el manejo de las soluciones nutritivas, siendo las primeras más difíciles de modificar.

A un buen sustrato le vamos a pedir un comportamiento similar al de una esponja, es decir, una elevada porosidad, gran capacidad de retención de agua fácilmente disponible, drenaje rápido, buena aireación, distribución del tamaño de partículas, baja densidad aparente y estabilidad.

La disponibilidad de agua de un sustrato y su relación con las plantas queda perfectamente explicado en la curva de desorción o liberación de agua. (Figura 1).

Figura 1 . Curva de liberación de agua de un sustrato de cultivo. (Elaboración a partir de De Bood,et al., 1974; Handreck y Black, 1991).

Fuente: Abad, M.; Noguera, P.. Fertirrigación. Cultivos hortícolas y ornamentales.

VOLUMEN (%)

ESPACIO POROSO

TOTAL

100

AGUA DIFÍCILMENTE

Agua

DISPONIBLE

AGUA DE RESERVA

AGUA FÁCILMENTE

DISPONIBLE

50

Aire

CAPACIDAD DE

AIREACIÓN

0

Material sólido

10

50

100

0

TENSION (cm de c.a.)

3•2•1•1 Porosidad total

Es el volumen total del sustrato de cultivo no ocupado por partículas orgánicas o minerales. El valor óptimo de porosidad es superior al 85%, razón por la cual podemos cultivar con volúmenes reducidos de sustrato, dejando un gran volumen disponible al aire y a la solución nutritiva. El total de poros se mide en microporos, que son los encargados de retener el agua, y los macroporos que permiten la correcta aireación y drenaje del sustrato. La porosidad puede ser: intraparticular (poros en el interior de las partículas), que podrá estar conectada al exterior o cerradas, esta última no será efectiva y se le conoce como porosidad ocluida ó interparticular, poros existentes entre las diferentes partículas.

Como ejemplo tenemos la perlita, que presenta una porosidad efectiva inferior a la total, debido a la existencia de poros cerrados hasta en un 13,6% (Gras, 1982), con porosidad efectiva del 81,3% y total de 94,9%.

3•2•1•2 Capacidad de aireación

Es la proporción de volumen de sustrato de cultivo que contiene aire después de que dicho sustrato ha sido saturado con agua y dejado drenar (tensión de 10 cm de columna de agua). El valor óptimo se sitúa entre el 20-30%, siendo dicho valor el encargado de suministrar aire y por lo tanto, oxígeno a las raíces de la planta. Un mismo volumen de sustrato retendrá más agua cuanto menor sea la altura del contenedor, debiendo adecuar la altura al tipo de sustrato empleado.

3•2•1•3 Agua fácilmente disponible

Es la diferencia entre la cantidad de agua retenida por el sustrato después de haber sido satura-do con agua y dejado drenar a tensión de 10 cm de columna de agua y la cantidad de agua presente en dicho sustrato tras una succión de 50 cm de columna de agua. Como bien dice el nombre, es la succión efectuada por la planta en su alimentación sin necesidad de realizar un gran esfuerzo. Muchos experimentos han demostrado que, una tensión de agua superior a 50 cm puede afectar desfavorablemente al crecimiento y el desarrollo de las plantas.

El valor óptimo es 20-30%.

3•2•1•4 Agua de reserva

Es la cantidad de agua (% de volumen) que libera un sustrato al pasar de 50 a 100 cm de columna de agua de desorción.

Valor óptimo es del 4-10%.

En plantas hortícolas se ha estudiado que pueden alcanzar hasta 300 cm de columna de agua, sin afectar significativamente al crecimiento de la planta.

3•2•1•5 Agua total disponible

Viene dada por la suma del agua fácilmente disponible más el agua de reserva.

Nivel óptimo se encuentra entre el 24 y el 40% de volumen.

3•2•1•6 Agua difícilmente disponible

Es el volumen de agua retenida por el sustrato tras ser sometido a una tensión superior a 100 cm. columna de agua. En muchos casos se produce una incapacidad por parte de la planta de ex-traer el agua del sustrato, pudiendo llegar incluso a mostrar síntomas de marchitez.

3•2•1•7 Distribución del tamaño de las partículas

Hemos visto como el tamaño de los poros determina la capacidad de un sustrato en retener el agua y el aire. La porosidad aumenta en la medida que lo hace el tamaño medio de las partículas. Las partículas pequeñas hacen disminuir la porosidad y aumentar la cantidad de agua retenida. En un sustrato, es también importante la distribución del tamaño de sus partículas.

El material más adecuado es el de textura media a gruesa, con distribución de tamaño de los poros entre 30 y 300 micras, que retiene suficiente agua fácilmente disponible y posee un adecuado contenido de aire.

3•2•1•8 Estructura estable

Que permita una buena durabilidad del material y una manipulación adecuada.

3•2•1•9 Densidad aparente

Viene definida como la materia seca en gramos contenida en un centímetro cúbico de medio de cultivo. Los sustratos con valores bajos de densidad aparente son fáciles de manipular.

3•2•2 Propiedades Químicas

Hemos visto que los sustratos que más se están utilizando en los sistemas de cultivo sin suelo para el cultivo de hortalizas, son aquellos que tienen una baja actividad química y que por lo tanto, apenas interfieren en la solución nutritiva aportada.

En principio la inactividad química es algo deseado en un sustrato, también lo es el que no se disuelva y por lo tanto, que sean estables químicamente, que presenten una baja o nula salinidad, pH neutro o ligeramente ácido y una adecuada relación C/N.

3•2•2•1 Capacidad de intercambio catiónico. C.I.C.

Se define como la suma de cationes que pueden ser adsorbidos por unidad de peso del sustrato, es decir, la capacidad de retener cationes nutrientes e intercambiarlos con la solución acuosa. Una CIC alta es propia de los sustratos orgánicos. Se expresa en miliequivalentes por unidad de pe-so o volumen, meq/100 g. o meq/100 cc.

En los actuales sistemas de cultivos sin suelo, en los que con la nueva tecnología existente en el riego permite formular de forma cómoda las soluciones nutritivas, suele interesar sustratos con una baja CIC, o sea, que sean químicamente inertes o de muy baja actividad.

3•2•2•2 Disponibilidad de los nutrientes

La mayor parte de los sustratos inertes existentes poseen un contenido de nutrientes inicial casi nulo.

Cuando hemos elegido un sustrato orgánico como medio para desarrollar nuestro cultivo sin suelo, será conveniente realizar un análisis del extracto de saturación, para ajustar la solución nutritiva, al menos durante las primeras semanas de cultivo. Como ejemplo tenemos la fibra de coco que inicialmente puede ser rica en potasio.

3•2•2•3 Salinidad

Hace referencia a la concentración de sales existente en el sustrato cuando es suministrado. En aquellos que son inertes la salinidad es prácticamente nula, en sustratos orgánicos puede tener valores elevados. La podremos determinar a través de una analítica del extracto saturado, para aprovechar dichas sales, si son apropiadas, o proceder al lavado del sustrato empleando agua de riego. Se considera que valores de conductividad eléctrica superior a 3,5 mS/cm son excesivamente altos para la mayor parte de cultivos hortícolas.

3•2•2•4 pH

El desarrollo de las plantas se ve reducido en condiciones de acidez o alcalinidad marcada.

El pH influye en la asimilabilidad de los nutrientes por la planta. Con un pH inferior a 5 pueden presentarse deficiencias de nitrógeno (N), potasio (K), calcio (Ca), magnesio (Mg) y con valores superiores a 6,5 se disminuye la asimilabilidad de hierro (Fe), fósforo (P), manganeso (Mn), boro (B), zinc (Zn), y cobre (Cu).

Los materiales orgánicos presentan mayor capacidad tampón que los inorgánicos y por lo tanto, mayor capacidad para mantener constante el pH.

En general, cuando un sustrato se encuentra fuera de los rangos de pH aconsejados, lo debemos corregir a valores adecuados.

El nivel óptimo aconsejado para el manejo de cultivo sin suelo de hortalizas en la disolución del sustrato se sitúa en valores comprendidos entre 5,5 y 6,8, que es el rango en el que se encuentran de forma asimilable la mayor parte de los nutrientes.

3•2•2•5 Relación C/N

El valor de dicha relación nos da una idea del grado de inmadurez de los sustratos orgánicos y de su estabilidad. Un nivel del orden de 30 puede ser indicativo de la falta de descomposición del sus-trato, dando lugar a una inmovilización del nitrógeno de la solución y a una reducción del oxígeno debida a la actividad microbiana. En sustratos para horticultura se recomiendan valores inferiores a 20.

3•2•3 Propiedades Biológicas

3•2•3•1 Velocidad de descomposición

La descomposición de los sustratos se da generalmente en los orgánicos, siendo deseable para el manejo de sistemas de cultivo sin suelo que tengan una baja velocidad de descomposición por degradación biológica. En aquellos casos en los que opte por la elección de sustrato orgánico y se pretenda una larga duración de cultivo, deberemos elegir y tomar las medidas oportunas para evitar una rápida degradación.

3•2•3•2 Actividad reguladora del crecimiento

Se conocen determinadas sustancias existentes en los sustratos orgánicos que tienen un cierto efecto estimulador sobre el crecimiento de las plantas.

3•2•3•3 Estar libre de semillas de malas hierbas y de patógenos

Sobre todo en los sustratos naturales y de origen orgánico. Estos sustratos han de estar también exentos de sustancias tóxicas.

3•3 Principales Sustratos Utilizados en Cultivo Sin Suelo de Hortalizas

Las principales funciones de un sustrato dentro del sistema de cultivo sin suelo es el de proporcionar un medio ambiente "ideal" para el crecimiento de las raíces y constituir una base adecuada para el anclaje o soporte mecánico de las plantas. (M. Abad, P.F. Martínez y J. Martínez Corts 1992).

En este epígrafe se tratan los principales sustratos empleados en los sistemas de cultivo sin suelo en hortalizas, definiendo sus características físicas, químicas e hidrológicas más importantes.

3•3•1 Lana de Roca

El cultivo en lana de roca tienen su origen en Dinamarca y posteriormente se desplaza a los Países Bajos, donde se desarrollan en la actualidad unas 3.600 ha. En España, su crecimiento ha sido espectacular en los últimos años.

La lana de roca se obtiene por la fundición de un 60% de diabasa, 20% de piedra caliza y 20% de carbón de coque, que se introduce en un horno a una temperatura de 1.600 ºC. La masa fundida pasa por unas ruedas giratorias, de donde sale en forma de fibras de aproximadamente 0,005 mm. de grosor. En el proceso se añaden estabilizantes (resina fenólica bakelita) y mojantes. Posteriormente la lana se comprime a una temperatura de 260ºC y adquiere su forma, en donde se corta en tablas, para ser embolsadas con un plástico opaco, generalmente blanco en la cara exterior y embaladas. Las planchas se convierten en lo que denominamos tablas, tacos y bloques, en donde cultivamos las plantas o se realizan los semilleros respectivamente.

3. Distintas presentaciones de lana de roca: tabla, bloque, dado, materia prima para su fabricación y ladrillo procedente de su reciclado.

El producto así presentado es prácticamente inerte y totalmente libre de patógenos.

Propiedades físicas:

Densidad aparente

0,08 g./cm3

Porosidad total

96%

Capacidad de retención de agua fácilmente disponible

30%

Capacidad de aireación

35 - 45%

Agua de 

0,9 %

Más del 95% del agua retenida por la lana de roca es fácilmente asimilable, el material no tiene prácticamente agua de reserva ni agua difícilmente disponible, con lo que la planta puede disponer de casi la totalidad del agua retenida en la tabla con una gran facilidad, aspecto que resulta conveniente en la medida en que la planta debe esforzarse muy poco para tomar la solución nutritiva, al mismo tiempo en su manejo se deben tomar las precauciones oportunas, evitando dejar sin suministro de solución nutritiva durante un periodo largo.

Su estabilidad mecánica es baja y su duración limitada.

Propiedades químicas:

Es un material químicamente inerte, aunque está compuesto por óxidos de azufre, calcio, aluminio, magnesio, hierro etc., que no los puede aprovechar la planta. La lana de roca tiene una cierta reacción alcalina en un primer momento, que puede ser corregida mediante su manejo por medio de la saturación del sustrato con una solución nutritiva ácida, con un pH de 5,5-5,8.

Su capacidad de intercambio catiónico y su poder tampón son prácticamente nulos. Por lo que se deberá prestar especial atención en el manejo de la solución nutritiva.

Con la solución nutritiva tiene baja inercia térmica.

Como principal problema presenta, que es un material no biodegradable. Existe la posibilidad de creación de plantas de reciclado, en donde el producto residual se convierte en ladrillos que se destinan a la construcción, pero no se encuentra todavía ninguna instalada en España y el crecimiento de la superficie de invernaderos que utilizan el sustrato lana de roca en el sur de España, puede hacer necesario este tipo de instalaciones.

Puede existir heterogeneidad en los distintos lotes. Existen diversas dimensiones de tablas de lana de roca y disposición de las fibras: en vertical, crespada y horizontal, desarrollándose nuevos diseños por parte de las distintas firmas que la comercializan, así como la altura de la tabla. Una de las últimas novedades es la adición a la lana de roca clásica de partículas de arcilla, que permite una alta capacidad de retención de agua y fuerte efecto tampón.

La fibra vertical permite un mejor ajuste de los niveles de agua, una mejor resaturación de la tabla, es más rígida, de mayor densidad, durabilidad y permite una disminución de los drenajes (Gar-cía, A. 1999).

La lana de roca presenta como ventajas que, por ser un material totalmente inerte apenas interfiere en la nutrición, control de enfermedades de suelo, presenta una excelente relación aire agua, la mayor parte del agua es fácilmente asimilable, existe una gran experiencia de manejo contrastada en diversos países. Como inconvenientes presenta, el que debemos estar muy atentos en el manejo evitando quedarnos sin agua, por su difícil recuperación, formulando correctamente la solución nutritiva, por su nula C.I.C. y bajo poder tampón.

 

Densidad Aparente (g/cm3)

Porosidad Total (%)

Porosidad Ocluida (%)

Capacidad retención agua fácilmente disponible (%)

Agua fácilmente asimilable (%)

Agua difícilmente  disponible  (%)

Agua de reserva (%)

Capacidad

Aireación (%)

Inerte

Reacción

C.I.C. (meq/100g)

Poder Tampón

Lana de Roca

0,080

96,0

- 0

30,0

>95

0

0,9

35-45

Si

Alcalina

0

Muy bajo

Tabla 2. Características Lana de Roca.

3•3•2 Perlita

La perlita se introduce en España unos años más tarde que la lana de roca, en 1990, aunque su crecimiento ha sido similar.

La perlita es un silicato de aluminio de origen volcánico. El material recién sacado se muele y es transformado industrialmente mediante un tratamiento térmico con precalentado a 300-400ºC y depositado en hornos a 1.000ºC. A estas temperaturas se evapora el agua contenida en sus partículas, obteniendo un material muy ligero con una alta porosidad, obteniendo un material de 128 kg./m3 de densidad.

Existe en el mercado diferentes tamaños de partícula, que da lugar a los distintos tipos de perlita, siendo uno de los más comercializados el tipo B-12, que está formado por fracciones medias y gruesas junto con fracciones finas.

Propiedades físicas de perlita tipo B-12:

Porosidad total (% vol.)

85,9%

Densidad aparente

0,143 g./cm3.

Agua fácilmente disponible (% vol.)

24,6%

Agua de reserva (%vol.)

7%

Agua difícilmente disponible (%vol.)

25,2%

Agua total disponible (%vol.)

31,6%

Posee una porosidad ocluida de

8,1%

Se debe prestar especial atención a su manipulación evitando posible degradación de su granulometría, una perlita pulverulenta puede reducir la aireación del sustrato y afectar al buen drenaje del mismo.

Propiedades químicas:

Es también un material inerte que no se descompone ni biológica ni químicamente. Al ser un silicato de aluminio, empleando soluciones nutritivas con pH inferior a 5, se puede producir una solubilización del aluminio y provocar fitotoxicidad. El pH es neutro o ligeramente alcalino inicial-mente y puede ser corregido como en el caso de la lana de roca. Su salinidad es muy baja. Tiene muy baja capacidad de intercambio catiónico (1,5-2,5 meq./100 g.) y capacidad tampón.

 

Densidad Aparente (g/cm3)

Porosidad Total (%)

Porosidad Ocluida (%)

Capacidad retención agua fácilmente disponible (%)

Agua fácilmente asimilable  (%)

Agua difícilmente  disponible (%)

Agua de reserva  (%)

Capacidad Aireación  (%)

Inerte

Reacción

C.I.C. (meq/100g)

Poder Tampón

Perlita (B-12)

0,143

85,9

8,1

24,6

>25

25,2

7,0

29,1

Si

Neutra Ligeramente Alcalina

1,5-2,5

Muy bajo

Tabla 3. Características Perlita B-12
3•3•3 Arenas

Es un material de naturaleza silícea y de composición variable, dependiendo de la roca silícea original.

Procede de canteras (granito, gneis, basalto, etc.), o en ríos procedente de depósitos de formación aluvial, más o menos reciente. Las primeras son más homogéneas que las de río.

Deben estar exentas de limo y arcilla. Los niveles de carbonato cálcico no deberá ser superior al 10%. El tamaño de las partículas debe estar comprendido entre 0,02 y 2 mm. y una adecuada distribución de los tamaños.

Tiene una densidad aparente de 1,5 g./cm3, un espacio poroso <50%. Con tamaños de partícula inferiores a 0,5 mm la capacidad de retención de agua es alta. Con los tamaños aconsejados presenta un buen drenaje.

Si está exenta de limo, arcilla y carbonato cálcico, es inerte químicamente y presenta una capacidad de intercambio catiónico muy baja < 5 meq/100 g.

Por su gran resistencia mecánica es un sustrato permanente. Presenta un problema de suministro a largo plazo debido al impacto ambiental, principalmente de la procedente de extracciones de ramblas de río.

 

Densidad  Aparente (g/cm3

Porosidad Total (%)

Porosidad Ocluida  (%)

Capacidad retención agua fácilmente disponible (%)

Capacidad  Aireación  (%)

Inerte

Reacción

C.I.C.  (meq/100g)

Poder Tampón

Arena

1,500

<50

~

- 0

Alta

<7,2

Puede

Alcalina

<5

Bajo

Tabla 4. Características Arena.

3•3•4 Turbas

La turba es un sustrato orgánico de origen natural, son vegetales fosilizados.

Existen distintos tipos de turbas y por su grado de descomposición podemos encontrar: las rubias, que están ligeramente descompuestas, de color más claro y de un mayor contenido en materia orgánica. Presenta unas excelentes propiedades físicas y químicas, con una estructura mullida, alta porosidad, alta capacidad de retención de agua, aceptable contenido de aire, baja densidad aparente, alta capacidad de intercambio catiónico y baja salinidad. La turba negra es de color oscuro y está fuertemente descompuesta. Es de calidad inferior a la turba rubia.

Está poco extendida como sustrato de cultivo sin suelo de hortalizas, aunque es empleada en semilleros y cultivos de planta en maceta.

3•3•5 Fibra de coco

Es un material vegetal procedente de los desechos de la industria del coco, tras la extracción de las fibras más largas del mesocarpo que son utilizadas para la fabricación de cuerdas, cepillos, etc., se aprovechan las fibras cortas y el polvo de tejido medular en proporciones variables como sustrato.

Son varios los países que producen la fibra de coco, siendo Sri Lanka el principal productor, habiéndose encontrado una gran variabilidad en las propiedades físicas y químicas del sustrato entre los distintos orígenes (Evans et al., 1996; Noguera et al., 1997,1999).

La fibra de coco es un material ligero y presenta una porosidad total muy elevada, por encima del 93%. Presenta cantidades aceptables de agua fácilmente disponible y está bien aireado. La fibra de coco se contrae poco cuando se deja secar (Abad et al, 1997).

La fibra de coco posee un bajo poder tampón (aunque superior a la lana de roca).

Fibra de Coco

Turba

Propiedad

Intervalo

Mediana

Shagnum

Indice de grosor (%)y

11-66

34

63

Densidad aparente (g/cm3)

0,020-0,094

0,059

0,084

Espacio poroso total (%vol.)

93,8-98,7

96,1

94,2

Capacidad de aireación (% vol.)

22,2-90,5

44,9

41,2

Agua fácilmente disponible (% vol.)

0,7-36,8

19,9

22,5

Agua de reserva (% vol.)

0,1-7,8

3,5

4,4

Capacidad de retención de agua

(ml/l sustrato)

110-797

523

620

Contracción (% vol.)

n.d.-28

14

13

pH (pasta saturada)

4,76-6,25

5,71

3,17

Conductividad eléctrica

(estracto de saturación, dS/m)

0,39-6,77

3,52

0,21

Capacidad de intercambio catiónico

(m.e./100 g)

31-97

61

100

Materia orgánica total (%)

88,6-95,7

93,8

97,9

Relación C/N

74-194

132

48

Elementos asimilables: (ppm extracto de saturación)

N-NO3

-

n.dx.-1,7

0,21

0,8

N-NH4

+

n.d.-1,8

0,14

7,4

P

7,4-104

41

1,7

K+

115-2.343

956

10

Ca++

6,9-114

26

27

Mg++

2,6-59

20

4,4

Cl-

27-2.242

1.085

22

SO4=

2,5-314

23

20

Na+

25-294

137

10

z Turba Sphagnum rubia finlandesa débilmente descompuesta. y% en peso de partículas con ø>1 mm.

x No detectable.

Tabla 5. Propiedades físicas, físico-químicas y químicas de trece muestras de fibra de coco comparadas con una turba de Sphagnum. (Abad et al, 1997).

La salinidad es debida, principalmente a niveles altos de cloruro sódico y potasio.

Como en el caso de la turba, estos sustratos poseen un cierto carácter estimulador del crecimiento sobre la planta y requiere de una preparación previa.

3•3•6 Picón

El picón es un sustrato natural granular, de forma irregular, con superficie rugosa y poros en su interior, es de origen volcánico, con tamaño de partícula inferior a 16 mm..

Se pueden encontrar 2 tipos de picón: el negro, y el rojo más antiguo y degradado.

Presenta una alta heterogeneidad en sus características, que dificulta su manejo.

Se extrae de canteras a cielo abierto, posteriormente se clasifica por tamaños o no.

Se empezó a utilizar como sustrato para cultivo sin suelo en Gran Canaria en los años 60, posteriormente se abandona y en los años 90 se vuelve a introducir, usándose en sacos largos con riego localizado de alta frecuencia.

Tiene un porcentaje de partículas mayores de 1 mm superior al 80%.

Porosidad efectiva de 50-60%

Porosidad ocluida 8 a 13%

30-40% de capacidad de aireación.

Baja retención de agua 100 a 150 cm3/litro.:

< 2% de agua de reserva.

4-5% de agua fácilmente disponible.

5-7% de agua difícilmente disponible.

El picón negro, que es el más usado, tienen una baja CIC: 5 meq/100 g., CE < 0,1 mS/cm en extracto 1:6 (vol./vol.) y pH alcalino 7,5 y 8,5.

Los picones rojos presentan una reactividad química mayor, que los hace difícilmente manejables como sustratos para cultivo sin suelo.

(Caracterización del picón facilitada por D. Belarmino Santos Coello, Agencia de Extensión Agraria de Fasnia Tenerife, 2000).

 

Densidad  Aparente  (g/cm3)

Porosidad Total (%)

Porosidad Ocluida (%)

Capacidad retención agua fácilmente disponible (%)

Agua fácilmente asimilable  (%)

Agua difícilmente disponible (%)

Agua de reserva (%)

Capacidad Aireación (%)

Inerte

Reacción

C.I.C.  (meq/100g)

Poder Tampón

Picón

0,7-0,8

50-60

8-13

10-15

4-5

5-7

<2

30-40

Si

Alcalina

5

Bajo

Tabla 6. Características Picón.

3•3•7 Otros sustratos

Menos extendido se encuentran otros sustratos, que son utilizados en aquellos casos de una disponibilidad local, como la arcilla expandida, la vermiculita, piedras volcánicas, grava, espumas sintéticas, cascarilla de arroz, etc.

Volver al Índice